Ir al contenido principal

El apocalipsis de un jinete

                                           El apocalipsis de un jinete


¡Ya es hora de seguir! dice alguien de aspecto cadavérico a un caballo. Que peor aún, tenía su carne casi al borde de la putrefacción, que pastaba en la orilla del camino, y que al mismo tiempo al levantar el hocico el pasto caía por su cuello a la tierra en forma de cenizas. Él iba saliendo de un bar a las 6:00 de la mañana en estado de ebriedad, y para su sorpresa el equino le responde:

-¡Tú sí que eres la muerte! ¿Cómo estuvo su noche?

-¡Me fue pésimo! perdí en el juego de las cartas, perdí en los dados y hasta en el cacho.

-¿Y que hizo al respecto?

-Hice lo que tenía que hacer, maté a cada uno con quienes jugué.

-Bueno, ¿y dónde está su guadaña?

-La empeñe por más vino.

-Pero ¿no que habías matado a todos?

-Y te mataré a ti si no recuerdas el camino de regreso. A veces me pregunto, ¿por qué no se liberó el sello antes? las cosas de estas tierras son únicas. Que lastima que ahora todo deba terminar. Por lo menos el que me otorgó esta tarea me obligará regresar por mi herramienta. Así, jugaré nuevamente con el cantinero y recuperaré mi guadaña.

-Quizás pueda darte una nueva.- acota el caballo.

-¡Le pediré otro corcel si no cierras el hocico!.



El jinete se subió a su caballo, señaló con su dedo en los huesos el próximo camino. Dejando así una niebla de  muerte, donde cada ser viviente, plantas y animales a su paso se convertían en cenizas.
Imagen sacada de Google-imágenes

Comentarios

  1. Me imagino al caballo comiendo y cayéndose el pasto por el cuello; excelente esta parte; tengo que imaginármelo; sigue así Arturo.

    ResponderEliminar
  2. Muy,muy bueno.
    Tiempo de narracion bien utilizado,historia creible

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mujer desconocida

Lunes 22 de enero Terapia Nº3 - Lilian de Miranda Loyola
*Cuéntame Lilian ¿cómo te ha ido? Háblame de aquella desconocida.
-Esa desconocida siempre está presente, pero nunca resalta en lo cotidiano de mi vida, total ¿a quién le importa?. A mí no, pero cada vez que aparece sin lugar a duda deja impresiones en las personas, algunas veces buenas, otras desagradables en algunos casos inquietantes e impactantes de ver. Pero son olvidadas al poco tiempo.
*Entiendo.
-Recuerdo que en más de una ocasión, la sentía con ganas de gritar y salir corriendo. Pero algo la retenía, se veía abrumada y enjaulada. Pobre de ella. En ocasiones, cuando pasaba por su costado la escuchaba conversar con otras personas, quienes les decían que la entendían pero que debía resistir. Nunca sentí lastima la verdad, al fin y al cabo ¿a quién le importa? era su problema. La semana  pasada fui a un bar con Armando, un compañero de trabajo, y recuerdo claramente que ella salió del baño. Vestía un escote y una mini fald…

Micro relato - Libros para el mundo

Libros para el mundo
Desperté con un ánimo de entusiasmo y felicidad que nunca antes había sentido. Fue tanta la sensación que no creí capaz de contenerla, así que decidí compartirla. Puse mis libros en un carrito de supermercado, salí a la calle y coloqué uno por uno en cada cuadrado de la vereda. Logré avanzar casi dos cuadras con mi colección. Regresé a casa con la ilusión de que alguna persona tomara uno y con solo leer el resumen se entusiasmara a terminar el libro. Pero luego de unos minutos sentí una profunda angustia, un sentimiento de culpa acabó con mi entusiasmo. Salí nuevamente a la calle, corrí hacía la esquina, y al girar la cuadra vi a muchas personas estáticas, concentradas con los libros abiertos entre sus manos. Esta escena me hizo sentir de ensueño… Al final atreví a decirme a mí mismo con seguridad que “mañana de seguro habrá muchos libros en las calles”. 


Luz de redención

Luz de redención El siguiente cuento es un sueño que tuve a los diecinueve años, en ese entonces se lo comenté a un cristiano quien estudiaba teología, para él fue impactante y me dijo lo siguiente: “Ese tipo de sueños son señales para que te acerques a dios y muchas personas desearían alguna señal como la que tuviste”. *Al final dejaré mi opinión.
Iba corriendo por un camino de piedras subiendo la cuesta de una montaña, escapaba de un sujeto que usaba una sotana negra  con una larga capucha, esto  me impedía ver su rostro. Me perseguía sin que yo supiera el motivo. En un principio la montaña yacía con un verdoso paisaje, mas cada vez que me acercaba a la cima el escenario se tornaba gris, hasta que en cuestión de segundos todo a mí alrededor fue cubierto por nieve. Lo único que me motivaba a seguir huyendo era la esperanza de encontrar la salvación en aquella cima, ya que estaba convencido de que si era alcanzado por este sujeto, algo malo me sucedería. No traía nada entre sus manos par…